sábado, 30 de junio de 2012

Me llamó "hija" , y era en su boca una bendición...



Escrito por Mariola Lopez Villanueva -RSCJ-

“Hija, tu fe te ha salvado, vete en paz y sigue sana de tu tormento” (5, 34).

Jesús sitúa a la mujer en el proceso normal de su cuerpo, hace caso omiso al miedo y al tabú de la impureza, y la libra de una cultura que rechaza su sangre, y su sexualidad. 

Ella, al tocarle, hace brotar en él su fuerza sanadora, lo confirma en su misión; le ayuda a alumbrar su ministerio. Es la única vez, en los relatos de curación que Jesús llama a una mujer “hija”. Ha salido valedor de ella, igual que Jairo al comienzo pedía por la enfermedad de su hija. Jesús la recrea en su verdadera condición, la de hija muy amada, la introduce en el ámbito de la cercanía y la familiaridad con Dios, y crea vínculos muy estrechos con una mujer que estaba apartada de todo contacto y relación. 

¿Qué pudo significar este encuentro para la mujer?. ¿Cuántas veces reviviría este acontecimiento que cambió definitivamente su vida?... Su historia la narraron otros, dejemos que, por una vez, sea ella misma quien nos la cuente[1]: 

“Necesitaría toda una vida para relatarte lo que sucedió aquella tarde. Ya sabes que yo llevaba doce años en que poco a poco me iba quedando sin fuerzas, algo parecido a una de esas depresiones crónicas que destrozan cuanto tocan. Tú eres demasiado joven para comprender qué significaba en Israel ser una mujer con hemorragias constantes de sangre. Nadie podía tocarme, ni siquiera tocar aquello con lo que yo había estado en contacto, pues sería declarado impuro (Lev 15, 19-30). Tampoco yo podía tocar, ni acercarme a los otros, estaba condenada al aislamiento, como cuando tienes una enfermedad contagiosa por la que te temen y necesitan excluirte para sentirse a salvo. Y lo peor es que para ellos no era una enfermedad del cuerpo sino la señal de que mi vida estaba afectada por el pecado, de que una maldición de Dios me acompañaba, y así me lo hicieron creer a mí también. 

A lo largo de aquellos años, desesperada, lo probé todo y, entre curanderos que prometían cortarme la sangre y adivinos que consultaban el oráculo, se me fue cuanto tenía, era un tormento incurable, no tanto por esa sangre incontrolada que me secaba por dentro sino por esa distancia dolorosa de los otros cuerpos. Sentirme separada y rechazada; y experimentar el propio cuerpo como una mortaja. Después de aguantar tantos años llegó un día en que sólo el pensamiento de la muerte significaba para mí un poco de descanso. Fue entonces cuando una tarde oí hablar de él, decían que había sanado a mucha gente, que tenía una manera de decir de Dios que desconcertaba, y que cuando estabas a su lado te sentías intensamente viva. 

Pasé noches enteras sin dormir, con un pensamiento pegado a mis huesos, ¿y si lo intentara, y si pudiera verle?... Volvía una y otra vez sobre esas historias que había escuchado y se me clavaban dentro como si todo el sufrimiento de estos años hubiera estado esperando que aquel hombre viniera. Luego pensaba que yo era sólo una pobre mujer, marcada, a la que él, como buen judío, no podría ni siquiera mirar de frente, cualquier posibilidad de contacto resultaría imposible. Hasta que una mañana unas mujeres, las únicas que se me acercaban, me dijeron que tal vez dentro de unos días ese Jesús del que nos habían hablado pasaría por allí. Una corriente inesperada atravesó todo mi cuerpo: "ese Jesús". ¡Oh Dios!, me dije, si yo me atreviera a intentarlo, si fuera corriendo donde él...Me habían contado que tomaba a la gente de la mano. Cuánto deseaba yo sentir el calor de otro cuerpo, poder pasar mi mano silenciosa sobre una piel querida, recorrer un rostro lentamente, perderme en un abrazo, ser tocada para vivir... Decían que los paralíticos que lo conocieron ahora andaban y que devolvía la vista a los ciegos, aunque pensaba que ninguno de ellos podía contaminarle como yo. Me sentía cada vez más sucia y avergonzada de mí misma. Pero al amparo de lo que me llegaba acerca de él, una confianza desmedida se fue apoderando de mí, hasta llegar a pesar más que aquel flujo incontrolado que me tenía atada. 

A lo mejor bastaba con que yo pudiera tocarle, con que sus vestidos me rozaran apenas...Y esta confianza se fue convirtiendo poco a poco en el único motivo por el que seguir viviendo: correr hacia él con todas mis pérdidas y tocarle, aunque fuera por la espalda, entonces me curaría. 

Aquella tarde le rodeaba tanta gente que apenas podía distinguir su rostro, todos querían estar cerca de él. Pensé que nadie repararía en mi, ni siquiera Jesús se daría cuenta de que yo lo tocaba. Me acerqué por detrás, rápidamente, cerré los ojos y puse mi mano llena de deseo sobre el borde de su manto... Si pudiera describirte lo que experimenté en ese instante, aquella fuerza que detuvo la sangre, que ensanchó mis ganas de vivir, el poder entrar en relación con los otros, no tener que seguir ocultándome, sentir en mi cuerpo que estaba curada... Iba a salir corriendo cuando él preguntó "¿Quién me ha tocado?". Muchos se habían apretujado sobre él, pero yo sabía que preguntaba por mí. Dicen que me acerqué atemorizada y temblorosa, aunque no podría definir cómo me sentía realmente en ese momento, era una mezcla de temor y gratitud, de reverencia y de necesidad de postrarme ante él, y de pedirle perdón por mi atrevimiento... Confesé cómo me lancé a tocarle aunque era considerada una mujer apestada. Pero él, ante el asombro de los que nos miraban, me llamó "hija" , y era en su boca una bendición, queriéndome como si me conociera desde siempre, como si me hubiera estado esperando desde hacía mucho tiempo , y dijo que mi fe me había curado y que me fuera en paz. Después he revivido muchas veces lo que pasó aquella tarde, como una memoria dichosa que me alimenta, y creo cada vez más que lo de mi fe lo decía para quitarse importancia porque sé, desde entonces, que es sólo esa fuerza que sale de él la que puede curarnos”. 

[1] Así es como imagino lo que ella viviría...


viernes, 22 de junio de 2012

Manifestar lo que Dios ha puesto en nuestro corazón...

Publicado por Equipo CEP-Venezuela - www.cepvenezuela.com

Es muy especial la forma como se gesta la vida de Juan Bautista. Su papá, el bueno y gran Zacarías, envejeció tras el anhelado deseo de tener un hijo. Dios quiso sacarlo de su desdicha (Lc. 1,5-22), pero Zacarías se había aferrado a su deseo y a su concepto de la vida que terminó por quedar impedido para descifrar el momento de Dios, por eso se quedó mudo. No podía comunicar la vida, estaba anclado en el pasado.

Isabel, su esposa, que también había envejecido tras su esterilidad y la espera anhelada del favor de Dios, al encontrarse embarazada pudo reconocer que el Señor la sacaba de su desgracia, y exclamó: esto ha hecho mi Dios para liberarme del oprobio del mundo (Lc. 1,25). Ella supo descifrar el tiempo de Dios en su vida y en la vida de los demás (Lc. 1,42-45). Por eso pudo experimentar en carne propia la alegría compartida. La alegría que no se vuelve envidiosa sino que se regocija con la dicha ajena (Lc. 1,58).

“Este niño se llamará Juan”, dijo su mamá, y su papá recuperó el habla para reafirmarlo. El nombre de Juan significa: Dios tiene compasión; Él inclina su corazón al que lo necesita. Este acontecimiento produjo cierto temor en la comarca. Todos se preguntaban: ¿qué va a ser de este niño? Porque la mano de Dios está con él. De igual modo podemos preguntar por lo que empezó a ser nuestra vida desde niños y lo que sigue siendo hoy día, porque la mano de Dios puso entonces algo especial en nuestro corazón.

La figura viva, austera y cercana del Bautista es cautivadora. Él propondrá un modo de ser desprendido de privilegios, de ropajes, de razonamientos retorcidos. Nos invitará al encuentro directo y sencillo con las personas y con el mismo Dios. Él despertará el deseo de autenticidad. Por eso el Bautista nos moverá a sumergirnos bien adentro de nosotros mismos para que salga a flote la mayor bondad y la mejor verdad que alberga nuestra vida interior.

El Bautista nos revelará que Dios inclina su corazón hacia todos sus hijos y, que de nuestra parte, sólo hace falta ser capaces de hacerle lugar a Él, sin desvirtuar su misericordia, enseñándonos a cooperar con lo que Dios quiere para cada uno de nosotros. Y nos mostrará también el camino que nos conduce al encuentro directo y expreso con Jesús.

Que nos atrevamos a sacar fuera lo que la Mano de Dios ha puesto en nuestro corazón, para inaugurar caminos nuevos y abrirnos a la auténtica alegría que transforma incertidumbres y provoca la esperanza. Y así aprendamos del Bautista, aquella libertad que nos capacita para vivir “suspendidos entre la angustia de la muerte y la esperanza de una plenitud anticipada”.




sábado, 16 de junio de 2012

Parábolas para la vida...


Dejar Actuar a Dios

del sitio web CEP- Centro de Espiritualidad y Pastoral-

Las dos parábolas de Marcos (4, 26-34) nos invitan a reflexionar sobre dos aspectos sencillos pero muy decisivos para nuestra vida de fe: uno, que en el curso de la vida también hay un nivel de intervención que sólo es de Dios (la semilla que crece por sí sola); y otro, que la fecundidad de la vida surge a partir de cosas muy pequeñas (el grano de mostaza). 

Que Jesús nos diga que la semilla sembrada nazca sin que el sembrador (nosotros) sepa cómo sucede, está advirtiéndonos que así como hay un nivel de intervención nuestra para que las cosas se den, también hay otro nivel en el que solamente interviene Dios. Y no es que nada tengamos que hacer o por eso debamos entonces desentendernos del curso de la vida, sino que allá, en lo profundo del corazón de las personas y del mundo, donde está sembrada la semilla que da auténtica vida, solamente actúa Dios porque es quien la sabe cuidar de verdad para hacerla fructificar a su tiempo. 

En su sencillez, esta parábola de la semilla que crece sin que nadie sepa cómo, nos invita a estar muy atentos a lo que Dios hace en la vida de las personas, en las situaciones de cada día y en el curso del mundo, para que así comencemos a caminar hacia una fe que sabe de amores porque se fía de Dios, que sabe de esperas porque en Él no queda defraudado, y que sabe de apuestas porque con Él todo lo puede. 

Que Jesús nos diga que la semilla más pequeña puede convertirse en un árbol grande que cobija la vida, está advirtiéndonos que la auténtica grandeza humana y la verdadera fortaleza de las cosas surgen de aquella sencillez y simplicidad que provienen de Dios, por eso casi siempre pasan desapercibidas o no les damos la importancia debida. Y no es que debamos descuidar el valor que tienen las cosas grandes, brillantes, sobresalientes y atractivas, sino que allá, donde surge la auténtica vida que fecunda el mundo y hace que cobre sentido la existencia, siempre descubrimos la pequeña chispa germinal de un Dios que a nada ni a nadie niega su gracia. 

En su simplicidad, esta parábola de la semilla más pequeña, nos invita a estar muy atentos al don que Dios ha dado a cada persona, al don que ha puesto en las realidades de este mundo y al don que Él hace surgir a cada instante, para que nos dispongamos a una fe que sabe de fecundidad porque trabaja con las mismas manos de Dios, que sabe dar porque de Él aprendió la generosidad, y que sabe de esperanzas porque se ha curtido en el corazón misericordioso del Señor. 

Que nos atrevamos a dejar actuar a Dios en nuestras vidas y en la vida de las demás personas, para que su chispa, su gracia y su don, vuelvan fecunda nuestras casas, nuestras cosas, los caminos y senderos, en cada momento de la existencia. 

sábado, 9 de junio de 2012

La Mesa que transforma el mundo- Fiesta de Corpus



Escrito por AURELIO SANZ BAEZA –Boletín de las Familias Carlos de Foucauld, N°162, año 2009-

La vida nos ha ido transformando en lo que ahora somos. Nuestras respuestas ante los acontecimientos que hemos vivido, cerca o lejos de los mismos, en la familia, los lugares de estudio y formación… 

Ninguno hemos sido siempre igual. Cada etapa de la vida nos ha marcado con sus acontecimientos y nos ha cambiado. Un pan no tiene biografía: tiene una vida interior. 

El gesto de amor recibido y entregado, las palabras del Maestro, el perdón y el amor con entrañas de misericordia del Padre, quizá hayan sido el calor del horno para hacer un buen pan con nuestras vidas. Él nos invita a su mesa no por lo que hemos vivido, sino por quiénes somos y lo que sentimos. Las respuestas de amor ante las llamadas nos han puesto en el lugar de la mesa de quienes queremos o a quienes servimos. 

Podemos haber aprendido a ser misericordiosos o podemos haber confundido la misericordia con la simpleza de una vida cargada de actitudes acomodadas a las circunstancias, que no hagan tambalear las claves de nuestra seguridad; en resumidas cuentas, que no permitan seguir buscando el Reino y el rostro de Dios. “Lo que Dios nos ha dicho de Él a través de Jesús no es ‘yo soy el Todopoderoso’, sino ‘yo soy Misericordioso”. Dios es amor. Y el mayor reto que tenemos los creyentes es el de convencer a los demás y convencernos a nosotros mismos de que la única fuerza, el único poder con auténtica capacidad de transformar nuestro mundo injusto en Reino de Dios, es la fuerza del amor solidario y del amor generoso. Porque el amor no se puede confundir con una actitud romanticona de ‘todo el mundo es bueno’, sino con una búsqueda del bien del otro… 

El amor y la búsqueda del Reino de Dios hacen un pan nuevo, como el de Jesús en cada Eucaristía; un pan hecho para ser compartido, adorado, contemplado, que nada tiene que ver con el pan duro de nuestras miserias e infidelidades, con el pan duro del egoísmo y la fijación de ideas. Es un pan para el Reino, es pan comunitario… 

El cuerpo de Cristo, pan transformado en amor, nos hace comulgar con la integridad de Dios a pesar de nuestras carencias humanas, de nuestras miopías para transformar el mundo. El pan que comulgamos transforma nuestro ser si estamos disponibles para ser transformados, si con ello vamos transformando cuanto nos rodea en algo bueno y vivo, si es el Reino de Dios, lo que realmente buscamos. 

LA MESA QUE HAY QUE PREPARAR Y LUEGO RECOGER

Servir y dejarse servir, amar y dejarse amar, son unas constantes en la vida del Maestro, el que encarga que preparen todo para la Pascua. Jesús también comparte muchas veces antes el encuentro entorno a una mesa, tras el anuncio, el viaje, las curaciones, los momentos de contacto con gran cantidad de gente, el agobio por no poder pasar desapercibido. 

Seguro que a Jesús le servían con gusto sus amigos, como él servía a los demás. Un servicio transformador del cansancio en descanso, del hambre en saciedad, de soledad en amistad. La mesa que hay que preparar y luego recoger es lo pequeño de cada día, la misión humilde y no vistosa de tanta gente que entiende a Jesús como portador del Reino, que crece como el grano de mostaza. 

En la vida ofrecemos y nos ofrecen. Cuando esto se da de manera gratuita, todo sabe mejor. La mesa del mundo, que nos da la tierra y su vida para nuestra subsistencia; la mesa de la Eucaristía, donde la Iglesia se hace pequeña porque tiene un Dios grande que se ha hecho pequeño y comida para todos; la mesa de la fraternidad, que es transparente si transparentes somos con nuestros hermanos; la mesa que nos transforma en hermanos tras los desencuentros en la vida, los conflictos que están por resolver, el perdón por dar a los demás y el que esperamos de ellos. La mesa que es la Iglesia cuando ésta la abre a todos los que buscan al Señor, sin distinciones por su pasado o su presente, donde los primeros puestos son para los últimos, la que invita en gratuidad. 

Podremos transformar nuestro mundo en la medida en que nos dejemos transformar en la mesa de Jesús, cuando el pan y el vino son ciertamente su cuerpo y su sangre, su vida y su proyecto: cuando hermanos sean quienes nos rodean y no sólo convidados o anfitriones; cuando cambiemos lo 

que nos hace daño en llamadas a ser más justos, más realistas, más humanos; cuando no recibamos las agresiones como consecuencia de errores ajenos y aceptemos la oportunidad de que los demás se equivoquen como nosotros nos equivocamos. 

La mesa será una fiesta si el corazón que late en ella es transparente y está abierto.