sábado, 20 de febrero de 2016

Un Encuentro en la Montaña...

Texto escrito por Dolores Aleixandre -RSCJ-

Después de leer el evangelio de la Transfiguración, disponete a acompañar a Jesús que sube al monte para orar.

Emprende tú la subida junto a Él, cargando con la mochila de tus propios desencantos, decepciones y escepticismos:  “no se puede hacer nada”, “son inútiles los esfuerzos por cambiar la realidad”..., “lo mejor es no complicarse la vida...”   Siente cómo todo eso ensombrece tu vida y empaña tu alegría.

Contempla luego a Jesús, envuelto en la claridad de la cercanía y de la palabra de su Padre: “Este es mi Hijo querido en quien me complazco.” 

Siente que esas palabras te están dirigidas también a ti, que son pronunciadas también sobre cada hombre o mujer de nuestro mundo. Acoge la alegría de pertenecer a una humanidad envuelta en la ternura incondicional de Dios y deja que esa noticia disipe tus oscuridades, temores y pesimismos.

Habla con Jesús de tu necesidad de momentos de luz para tener los ojos y los oídos abiertos para reconocer su presencia y para escuchar la voz que dice  “estos son mis hijos” sobre aquellos que viven envueltos en las sombras de mil formas de muerte. 

Baja del monte con él y reemprende el camino, transfigurado tú también por la certeza de que Jesús es el Vencedor de la muerte y de que la vida humana, aún en “fase precaria”, se manifestará cuando el Resucitado enjugue todas las lágrimas..-Texto escrito por Dolores Aleixandre -RSCJ-
-----------------------
Para terminar este momento contemplativo, te invito a ver este video con una canción de Salome Arricibita: https://www.youtube.com/watch?v=txRNzN3JGVM


No hay comentarios:

Publicar un comentario